Este viaje, a Japón y China, que empieza el 11 de Agosto de 2.010 es la primera parte de uno de los objetivos que me he marcado como metas en mi plan vital. Mi objetivo es conocer en los próximos años, y sin que exista una fecha determinada como final, los lugares que siempre he querido conocer y que aún no he visitado: Australia, Rusia, Israel, Jordania, Argentina, Costa Rica, Cuba, Egipto, Suráfrica, Kenia, … y por supuesto volver a la India.

¿Por qué? No estoy seguro con precisión ni creo que sea importante tener una razón. Me fascina viajar, más que cualquier otra cosa. He disfrutado de todos y cada uno de mis viajes hasta ahora: descubrir nuevos lugares, conocer gente diferente, saborear nuevos manjares y ver formas diferentes de vivir. De lo que sí estoy seguro, es de que viajar es la manera más efectiva de romper con la rutina, de abandonar tu zona de confort y de liberarse en el  sentido más amplio de la palabra. Para los que nos conformamos con un sentido medio de la aventura, es también una manera de ponerse a prueba, de perderse en una ciudad o un paraje desconocido y verse en situaciones que hay que resolver tal como vienen.

Al mismo tiempo, conocer mejor el mundo ayuda a conocerse mejor a uno mismo. Este es un objetivo importante de este viaje también, quizás el más importante, no me atrevería a decirlo. Es una misión en la que he trabajado intensamente durante este último año y en la que he conseguido un progreso significativo. Es probablemente la tarea más difícil que uno pueda acometer. Primero porque es fácil esconder los propios límites, prejuicios, debilidades y defectos o peor aún culpar a otros, al mundo o a las circunstancias de todos ellos. Segundo, porque no todo lo que uno descubre es de su agrado, bien porque te aleja de los objetivos que siempre has tenido o porque te muestra aquello que hay en ti de los valores que tú rechazas.  A la misma vez, es también la actividad más reconfortante y enriquecedora a la que un hombre puede dedicarse, quizás después de educar a un hijo, pero por lo pronto me conformaré con conocerme a mí mismo. La otra, quizás más adelante, todavía no estoy convencido de querer hacerlo.  Es una pena que el autoconocimiento sea algo a lo que dediquemos tan poco tiempo. Debería ser asignatura obligatoria. Agradecer a JAC por su ayuda en mi esfuerzo de autodescubrimiento.

Viajar solo no ha sido nunca mi manera favorita, ni cuando lo hacía por trabajo y alargaba unos días para ver la zona, pero la verdad es que las circunstancias así lo han marcado y no he querido retrasar el inicio de los viajes. Seguramente de esta manera el viaje tendrá un sentido diferente  y más intenso en algunos de los aspectos que he comentado. Quizás para futuros viajes, previstos con algo más de tiempo, los podamos organizar de otra manera y alguno de vosotros se pueda unir al menos a un trocito del viaje, sería divertido y he encontrado una web que lo puede hacer fácil: www.tripit.com. Por lo pronto me va a servir para que mis padres puedan saber en todo momento donde estoy y que estén un poco más tranquilos.

Espero que con los posts que vaya publicando, a medida que el viaje lo permita, y los comentarios que vayáis haciendo, podáis también compartir parte de este viaje conmigo y conseguir así un tercer objetivo, que también vosotros me conozcáis mejor.

Y dar las gracias también a DT, experta en la región🙂 , por sus consejos, sugerencias y contactos para preparar el viaje.

A seguir con los preparativos…