El Japan Rail Pass es un abono para poder coger los trenes de Japan Rail sin límite durante el período de validez del pase ( 7, 14 o 21 días sino recuerdo mal). La parte curiosa es que ese bono no se vende en Japón sino que lo compras en tu país de origen y cuando llegas aquí te cambian el “ticket exchange” que te han dado por el bono.

En mi caso lo compré en las oficinas de HIS, en Roger de Llúria. La empleada que me atendió, japonesa, ya me hizo hacerme una idea de lo formales y protocolarios que son. Después de extender el ticket que es nominativo, me hizo repasar que los datos fueran correctos dos veces. Lo curioso no fue eso sino además la seriedad con la que se tomó la tarea porque me miraba fijamente asegurandose que estaba revisando la información (nombre, fecha de expedición e importe ).

El precio cambia cada 15 días según la cotización del yen.

Hice el canje en la estación el tercer día en Tokyo, el tema también tiene su protocolo: rellenas un formulario, lo entregas y te hacen esperar en una sala hasta que te llaman por número. Por primera vez me encuentro con alguien que tiene un inglés correcto y a quién se le pueden preguntar cosas, pero solo una de las chicas que atendía lo tenía porque al cambiar de ventanilla para reservar el tren para Kyoto, inglés nulo. Lo curioso es que es la oficina de JR donde emiten los JR pass o sea que por aquí pasan muchos extranjeros.

Conclusión y como diría Laporta “que no estamos tan mal” en inglés en España respecto a los japoneses.