Último día en Tokyo de este viaje, o eso me pensaba yo cuando me levanté por la mañana, así que tocaba chequear la lista de sitios a visitar para intentar completar el máximo. Preparados, listos,…. ya!

A las 9 ya estaba en el mercado de pescado de Tsujiki, una experiencia muy recomendable porque además de ver la actividad, ves como manipulan ( son unos cracks con el cuchillo ) y mucho pescado vivo, incluso una ánguila bailando en el suelo ( no avanza, se mueve de lado ). Por allí cerca, hice una comida tempranera en un local de sushi cercano que recomienda Lonely Planet, Sushi Zanmai, que luego he visto es una cadena. Sería el hambre o la autosugestión de haber visto el pescado fresco pero es el mejor sashimi que he comido, especialmente las bolas de caviar rojo.

Sashimi Tsukiji

Sashimi Tsukiji

Después fui al Edo Museum, que recrea la vida en Tokyo desde sus inicios. Realmente de los varios museos y similares que he visitado este es el que más me ha gustado. Además ofrece un servicio de guías voluntarios gratuito en diversos idiomas, me acoplé a una un buen rato y la verdad que vale la pena. Yo diría que para hacerse una idea de Tokyo éste es ÉL museo.

De ahí volví a Odaiba a Joypolis, el mega salón recreativo de Sega y probé el half pipe que me había recomendado ET. La verdad, quedé el último pero para no haber hecho snowboard nunca la sensación fue muy buena, y no me caí …🙂 Ví una película en 3D de Sonic que era la atracción en la que había menos cola, sin pena ni gloria, entretenida.

Y ya con el tiempo justito me fui a la Fuji TV Tower a ver las vistas de la bahía y el Rainbow Bridge. Coincidió con un macrofestival infantil y de las novias y la verdad es que fue un pequeño follón llegar por la cantidad de gente que había. Para colmo no saqué el ticket en la planta baja y cuando llegué arriba tuvieron que llamar a la encargada para que me lo vendiera, superamables y comprensivos, lo tienen todo previsto.

Rainbow Bridge desde Fuji TV

Rainbow Bridge desde Fuji TV

Quedó pendiente el crucero por la bahía que intentaré hacer desde Yokohama, antes de partir para China, porque los horarios no me cuadraron. En la zona de los barcos me encontré por sorpresa una playa, que me recordó a la del Port Olímpic  y una estatua de la Libertad en pequeñito.

Odaiba Beach o Barceloneta?

Odaiba Beach o Barceloneta?

Había quedado para cenar con Yoshi, mi amigo japonés, y me esperaba en el hotel con lo que salí para allá para llegar al hotel con 1 minuto de margen, a eso se le llama apurar y no lo que dice Gillete.

Fuimos a cenar por la zona a base de pequeños platos japoneses, tipo raciones y tuve la oportunidad de probar muchas variedades, entre ellas y que según Yoshi no suele gustar a los occidentales una especie de rebozado de “soja beans” que tenía un saber casi dulce, delicioso. Después le mostré un bar flamenco que había encontrado por la zona y estuvimos tomando algo escuchando flamenco de un cantaor japonés. La clientela japonesa me comentó cosas sobre España, quien más quien menos la había visitado alguna vez.

Le conté a Yoshi mis planes para los siguientes días y se apuntó a las excursiones en las cercanías del monte Fuji, el cual ha subido cuatro veces. Así que nos veremos en Fuji-Yoshida el día 24 y después de ver la zona nos volveremos para Tokyo, donde me ha invitado a quedarme en su casa. Así que veré una casa japonesa 100% real y me ahorraré medio día de viaje.