Es la primera vez que hay unas elecciones y estoy fuera, y no votar sería una mancha en mi expediente demócrata así que he votado por correo.

Para hacerlo hay que ir dos veces a Correos. La primera para pedir la opción de votar por correo, donde simplemente has de rellenar un documento que te facilitan allí con tus datos personales: nombre, dirección y DNI. Esto se entrega en Correos y lo remiten a la oficina provincial del censo.

Al cabo de unos días recibes en casa un sobre certificado con la documentación para votar, básicamente un documento que acredita tu derecho al voto en un determinado colegio electoral y todas las papeletas de los partidos que concurren a las elecciones además de una hoja con las instrucciones. Por supuesto, si no estás en cas, te dejan un papelito para que vayas a Correos a recogerlo.

La segunda visita a Correos es para mandar tu voto. En el sobre electoral introduces la papeleta que has escogido, o ninguna si quieres votar en blanco. Ese sobre lo introduces junto con el certificado de derecho a voto en un segundo sobre donde además indicas tu remite. Y lo entregas todo en Correos para que se mande a la junta electoral central que el día de las elecciones se encargará de entregar tu voto en tu colegio electoral.

Entre la petición del voto y recibir la documentación para votar, en mi caso han pasado unos 15 días, o sea que hay que gestionarlo con tiempo.