Madrugón a las 5 de la mañana para salir hacia el aeropuerto.Llevo 21,5 Kg de equipaje, en una maleta y una mochila, con más electrónica que un bazar: portátil reparado, teléfono, GPS de coche, GPS de montaña (gracias DB y MO), camara de fotos(prestada por mi brother,gracias!) y sus cargadores y cables.  A las 5.40, puntual como un clavo, me recoge JV a quien le pedí que me llevara y amablemente aceptó. Muchas gracias!
En la espera en la T3 de Londres Heathrow, que siempre me recuerda a un hormiguero por la actividad de la gente y sus largos pasillos, propaganda de Juniper y conversaciones sobre Allot. Espero que sea lo último de trabajo que oigo en todo el viaje…
El vuelo a Sydney, es en un Boeing 747-400, después del problema que hubo con los Airbus 380 hace unos días.
Pensaba que el trayecto se haría largo, pero he dormido todo el viaje ayudado por haber dormido tres horas la noche anterior y una fantástica almohada hinchable. Apenas he visto una película en todo el trayecto (Toy Story 3) del fantástico programa de entretenimiento de Qantas. Más de 20 películas en Video on Demand, cada pasajero puede empezar a ver cuando quiera. Eso sí no me he perdido ninguna de las comidas, ni aperitivos que han servido. Cada vez que abría los ojos tenía comida esperando en la bandeja de mi asiento. Lo que pensaba sería un viaje muy largo ha pasado en un instante.
La parada en Singapur, para cambiar de tripulación y donde han subido nuevos pasajeros y desembarcado algunos también, ha ido bien para estirar las piernas. La isla es espectacular desde el cielo, con una ciudad de edificios altos y modernos.
A la llegada a Sydney, los trámites de inmigración, recogida de maletas y aduana fueron muy rápidos, yo diría que menos de media hora.

Y al poco rato, llegó IRDC, ex-compi, que está ahora viviendo en Sydney y que me llevó al hotel a dejar las maletas y después nos fuimos a dar un paseo por Chinatown donde cenamos, con un ambiente espectacular de viernes noche, y a dar un paseo por toda la orilla desde el Opera House, hasta los Darling Harbour y vuelta al hotel, a eso de las 2 de la mañana, que el sueño empezaba a atacar. Un día larguísimo, de casi 40 horas, con una noche cortísima. A ver como me levanto al día siguiente. 

Y a falta de fotos, os dejo, para los que tengais Spotify musica tipica de Australia:

André Rieu – Waltzing Matilda

y con version de Rod Stewart

Rod Stewart – Tom Traubert’s Blues [ Waltzing Matilda] [Live Unplugged Version]

que no es el himno nacional pero como si lo fuese. El himno nacional es este:

The International Anthem Orchestra – National Anthem of Australia