Como escribir a diario parece que no va a ser fácil ya que el hotel anunciaba wifi gratuita en todo el recinto pero no es así, para evitar que se acumulen muchos días como pasó en verano agruparé por lugares visitados, así no se vuelve tan mecánico, yo me lo pasó mejor y espero que a vosotros también os resulte más ameno.

Primer día en Sydney y como estaba mandado directo hacia el Opera House, que era uno de los lugares que siempre había querido visitar. Por el camino, Hyde Park y los Royal Botanic Gardens donde te animan a que pises el césped, huelas las flores,  hables a los pájaros y abraces los árboles, me salté la última pero en cambio hice muchas fotos, la que más me gustó la de un árbol de flor lila que se llama, Jacaranda y que es así de bonito:

Jacaranda on Royal Botanic Gardens

Jacaranda on Royal Botanic Gardens

Primera foto, con la camiseta oficial del Tour, con la Opera House y el Harbour Bridge de fondo:

Picarus in front of Opera House

Picarus in front of Opera House

Visita a la Opera House para conocer como se construyó, la historia es más que curiosa y da para un post por sí solo, queda pendiente. El edificio es impresionante tanto por sus formas, como por el tamaño, como por el entorno.

 

Y la primera foto en Sirsasana, que también tiene historia. No sale mi cara, no por nada, sino por que era la única manera de sacar una foto bonita de la Opera aprovechando los escalones. El “making of” de la foto también tiene historia, lo dejo para mis memorias, sólo comentaros que acabé con agujetas y que el vigilante de Seguridad vino a ver que estaba haciendo. Por contra, otro señor explicó a su grupo la “asana” que yo estaba haciendo.

Sirsasana en Sydney Opera House

Sirsasana en Sydney Opera House

Con el deber cumplido y después de un mini concierto de Jazz a los pies de la Opera en una zona de bares, me fui a seguir viendo los Botanic Garden. En la Governor House, hice una foto de los interiores y con una educación exquisita me pidieron que la borrara, como resistirse a eso…

Después fui por Circular Quay (los muelles) dando un paseo y disfrutando de un espectáculo callejero de contorsionismo, para después llegar al mercadillo de The Rocks, con todo tipo de artículos: artesanía, ropa, bisutería, objetos vintage, máscaras, decoración navideña, … y todo en un entorno donde parecía que el tiempo se había parado a principios del siglo XX.

The Rocks

The Rocks

Pequeño paseo por Darling Harbour, al estilo Port Olimpic de Barcelona, pero de día y de ahí a la Sydney Tower a aprovechar las últimas horas de luz y esperar que anocheciera para hacer doble sesión fotográfica.

Vista desde la Sydney Tower

Vista desde la Sydney Tower

Vista nocturna desde la Sydney Tower

Vista nocturna desde la Sydney Tower

El segundo día en Sydney, tras desayunar Vegemite, siguiendo las instrucciones de MW, aproveché para visitar el Harbour Bridge, no hice la caminata por el puente, que costaba casi 200AU$, pero si paseé por él hasta un tercio y subí al pilón Sur, que se puede visitar y que tiene unas vistas estupendas de toda la bahía y de la Opera House, en mi opinión mejores que la Sydney Tower. Además es la primera vez que me hacen una fotografía y me encanta, normalmente el resultado es bastante decepcionante. ¿La gente es igual de mal fotográfa cuando hacen fotos para ellos mismos?

Opera House desde el Harbour Bridge

Opera House desde el Harbour Bridge

Al mediodía quedé con IRDC de nuevo, quién me llevó a ver su pequeño jardín, o eso me dijo él, el cual podéis ver en la foto:

El jardín de IRDC

El jardín de IRDC

Después de comer se nos unió otro ex-compi, DC, también de viaje por Australia, y junto con Evi, una amiga de IRDC, de Perú, nos fuimos a dar un paseo de tres horitas por la orilla de la Bahía de Sydney para llegar hasta Manly, una de las zonas playeras de Sydney por excelencia. Por el camino vimos muchos lagartos y paisajes espectaculares. Lo que más me gustó era el contraste del mar y las diferentes zonas de tierra entremezcladas hasta llegar al oceáno y las muchas embarcaciones que se veían y algunas escenas:

El muelle de Manly

El muelle de Manly

Perpetramos una cena en un restaurante presuntamente español, y vuelta a la ciudad para tomar una copa mientras IRDC nos pone los dientes largos sobre la vida en Sydney, antes de volver al hotel.

IRDC Picarus

IRDC Picarus

Y esta mañana antes de coger el avión no podía dejar Sydney sin darme un paseo por la Bahí de Sydney en una lancha….y a toda velocidad y con todo tipo de saltos, giros y remojadas del pasaje, desgraciadamente no se podían sacar fotos…

 

Sydney es como un anuncio de Benetton, hay gente de todas partes y todas las razas viviendo, llenando de contrastes culturales toda la ciudad. La verdad me gusta pensar que volveré dentro de unos días, ¡me ha quedado tanto por ver!

Veo que me ha quedado un poco largo…..