Desde Ballarat, un par de horitas de coche para llegar a los Grampians. La verdad es que aquí las distancias son enormes y algo como ir al pueblo de al lado pueden ser 50 Km, ideal para gente que no quiere tener vecinos.

En los Grampians hice una caminata chulísima de algo más de dos horas hasta llegar al Wonderland Lookout. Como suele pasar en la vida, lo importante es disfrutar del camino porque cuando alcanzas tu objetivo puedes descubrir que no es tan fascinante como esperabas. En mi caso, no sé si era un lugar maravilloso porque simplemente no se veía nada a dos metros de distancia. La niebla lo envolvía todo:

Wonderland Lookout - The Pinnacle

Wonderland Lookout - The Pinnacle

pero el camino sí que pude ver lo bonito que era:

Grand Canyon trail to The Pinnacle

Grand Canyon trail to The Pinnacle

Y a la vuelta además fue divertido porque coincidí con un colegio de excursión y bajé con ellos. Una de las chicas, que iba para periodista al parecer, me hizo un interrogatorio severo. La sexta pregunta fue “Tienes novia?”, luego desvié la conversación a temas más banales pero lo único que conseguí fue que se dedicara a contara la vida de la gente de su clase; que si fulanita es una “bitch”,  que si la otra tiene 7 hermanos, que si su mejor amiga esto o lo otro. Y para más diversión cada 200 metros alguna de las chicas aterrizaba de culo por lo resbaladizo del terreno, se levantaban solitas si es lo que os estáis preguntando, uno es caballero pero no pederasta, que tenían 15 años, peligrosísimas, como el terreno.

Trail to The Pinnacle

Trail to The Pinnacle

De ahí otro tirón hasta Porland, donde fui a ver el Bridgewater Cape:

Bridgewate Cape

Bridgewate Cape

y el Petrified Forest, unas formaciones rocosas huecas por la filtración del agua de mar:

Petrified Forest

Petrified Forest

Después fui a encontrarme con BC, también de couchsurfing.org, que me llevó a visitar el faro del Cabo Nelson, que me recordó mucho al viaje a Estonia, porque allí, donde uno ya no podía esperar encontrar más que el faro vacío, había un café restaurante y dos casitas para alquilar. Faltaban las hamacas y los kayaks…