(Camino a Byron Bay y ya superados los problemas por las lluvías que quedaron al norte.)

Llegada a Hervey Bay y directo para el alojamiento a dejar las maletas para ir un rato a la playa. Desgraciadamente al llegar los ordenadores no funcionan y no nos pueden adelantar el check-in pero como nos dicen que se arreglará en una horita nos esperamos. La hora se convierte en dos y media y siguen sin funcionar los sistemas, así que en la misma entrada a sacar de la maleta lo necesario para la playa y a dejar las maletas en la recepción.

Por el jardín del hotel me encuentro con VR, de Valencia, que se alegró mucho de ver a otro español, porque el hombre se maneja poco en inglés según dice. Así que nos fuimos juntos para la playa.

En Hervey Bay la playa es natural y además no hace falta bañarse con traje de neopreno, aquí no hay medusas. La playa es estrecha apenas 5 ó 6 metros pero por contra mide kilómetros de largo.

El pueblo, como pasaba con Airlie Beach, es base para las excursiones en este caso a Fraser Island. Y como vimos dando un paseo en bici por la zona, no tiene mucho más, una exposición sobre tiburones y un pantelón para la pesca kilométrico.

Pantelón en Hervey Bay

Pantelón en Hervey Bay

Barbacoa a base de hamburguesas y salchichas para cenar y un par de partidas de Jenga con VR antes de ir a descansar.

Al día siguiente toca madrugón para coger el ferry a Fraser Island y aprovechar el día. Hago el viaje con un Tour y he estado dos días, es la única manera de ver la isla que es enorme, 160 Km de extremo a extremo.

El primer día la visita más espectacular al lago McKenzie, un lago que se forma directamente por el agua de lluvia al estar su fondo recubierto por restos de vegetación que lo impermeabilizan. Un agua clarísima y de temperatura templada:

Flotando en el lago McKenzie

Flotando en el lago McKenzie

Por todas partes, insectos, arañas y reptiles, de momento no hay señal de Dingos, una especie de perro silvestre que es habitual en la isla, donde mejor se ha preservado, al no mezclarse con perros domésticos, por el aislamiento de su hábitat.

Cartel informativo sobre los dingos

Cartel informativo sobre los dingos

Paseo también a través de la Rainforest para ver el árbol más viejo y de mayor diámetro de la isla y de su especie, según el propio libro Guinness de los récords.

Mayor árbol de Fraser Island

Mayor árbol de Fraser Island

Ya por la noche el primer día, pero habiendo llegado al resort, tuvimos lluvia pero consideramos que era bueno, lo que cayera por la noche, no caería al día siguiente…. error, era el ensayo de lo que nos venía porque apenas paró a lo largo de todo el segundo día.

No obstante, tuvimos suerte porque la pausa en la lluvia nos coincidió con la subida al Indian Head, la cabeza del Indio: unos acantilados sobre el mar desde donde se ven tortugas marinas, y en temporada el paso de ballenas.

Subida a la cabeza del indio

Subida a la cabeza del indio

Vistas desde Indian Head

Vistas desde Indian Head

Tampoco la lluvia fue obstáculo para bañarse en las Champagne Pools, una piscina natural de agua salada que se forma al bajar la marea y donde los aborígenes pescaban aprovechando que los peces se quedaban atrapados.

Champagne Pools

Champagne Pools

También bajo la lluvia recorrimos el Eli Creek, el mayor arroyo de la isla, que estaba bien fresquito dicho sea de paso.

Eli Creek

Eli Creek

De vuelta al resort intercambio de emails con los compis del Tour para compartir fotos y seguir en contacto de cara a futuros viajes a nuestras respectivas ciudades. Ya tengo alojamiento en Oslo,  Sao Paulo y Rio de Janeiro,… mola.

Vuelta al resort cruzando los dedos para que el autobús todoterreno no se quede atascado en ningún barrizal, porque el RACC hasta aquí no llega, y sacar el autobús empujando entre 24 puede ser divertido, casi tanto como volver al resort andando.

Y cuando menos probable era, apareció un dingo justo delante nuestro en la playa, pero rápidamente se internó en el bosque para ponerse a cobijo de la lluvia.

Con parte de la ropa empapada y esperando para el ferry intentamos secarla en el resort pero hay colapso de las secadoras por alta demanda, espero que no apesten demasiado el resto de la ropa de la maleta, separándola todo lo posible.

Lluvia sobre Fraser Island

Lluvia sobre Fraser Island

De camino de vuelta a Hervey Bay, nos enteramos de los problemas en las carreteras así que cuando nos llamaron avisan de la cancelación del bus hasta la mañana siguiente no nos sorprendió y nos buscamos un hotel para pasar la noche. Al final todo ha quedado en que me he perdido mi paseo de 6 horas por Brisbane y la sospecha que espero no se confirme de que he perdido la camiseta oficial del viaje en Fraser Island😦 . En cuanto pueda reviso entera la maleta para encontrarla, que no es fácil.