Debido al retraso dela bus, no pude parar en Brisbane, así que queda pendiente para el siguiente viaje… Llegué a la estación de Brisbane justo cuando empezaba a embarcar el autobús para Byron Bay así que después de todo tuve suerte porque sino hubiera tenido difícil llegar a tiempo al vuelo a Sydney que tengo hoy martes y que lleva dos horas de retraso.

El camino discurre por las ciudades de la costa, Gold Coast y Surfers Paradise, con imágenes de postal playera:

Gold Coast Road

Gold Coast Road

Byron Bay también es ciudad playera como Hervey Bay y Airlie Beach, pero es bastante más grande y tiene muchas más cosas que ver y hacer, muchas tiendas de artesanía, restaurantes de todo tipo y sobretodo y eso fue lo que visité el Faro de Cabo Byron, situado en el extremo más al este de Australia continental y con la luz más potente del Hemisferio Sur.

El paseo de ida transcurre por un trozo de bosque tropical con Wallabees y pavos silvestres y vistas sobre la Bahía:

Vistas camino al faro de Byron Bay

Vistas camino al faro de Byron Bay

Llegada al faro:

Byron Bay Lighthouse

Byron Bay Lighthouse

Desde el faro, vista de las Julian Rocks:

Julian Rocks

Julian Rocks

y más lluvia, que a estas alturas ya se ha convertido en compañera de viaje habitual pero que no es obstáculo para tomar fotos del faro desde Villegos Beach:

Faro desde Villegos Beach

Faro desde Villegos Beach

Y el camino de vuelta a través de la playa:

Byron Bay

Byron Bay

donde me encontré con Rachel, una geóloga escocesa que trabaja en Australia, y con la que compartí un romántico paseo por la playa a la luz de la luna de vuelta a la ciudad y amena conversación, sin manitas.

Después duchita rápida y cena en un restaurante japonés, que ha adaptado el tamaño de sus raciones a las costumbres australianas, no me lo puede acabar todo a pesar de estar deliciosa la comida y hambriento yo:

Mushroom and tofu steak

Mushroom and tofu steak