(Licencia del autor, me salto de momento el día 26 del viaje.)

Quedando pocos días y muchas cosas por ver y no siendo mi opción favorita, me apunté a un Tour para visitar las Blue Mountains, a una horita larga de Sydney. La alternativa era el tren y el bus turístico que recorre las Blue Mountains, pero como el tour incluía un trayecto por el rio Parramatta hasta la bahía de Sydney y  pensando que las distancias una vez en las Blue Mountains iban a ser mayores,visto lo visto hasta el momento en el país, opté por el Tour.

La primera parada del Tour fue en un parque zoológico. Lo más destacado varios animales albinos, un canguro:

Canguro albino

Canguro albino

y un pavo real, blanco que no albino:

Pavo real blanco

Pavo real blanco

y muchísimos koalas. Además los wombats estaban superactivos a primera hora de la mañana:

Wombat

Wombat

Las montañas azules deben su nombre a la resina vaporosa que desprenden los eucaliptus y que al recibir la luz del sol adquiere un tono azulado, no se veía de manera muy acusada. La primera parada fue en el Echo Point, el mirador desde el que se ve una formación rocosa conocida como “las Tres Hermanas” y que explica su formación a través de una bonita leyenda aborígen:

Las Tres Hermanas

Las Tres Hermanas

Después de la comida, el Tour consistía en visitar la Rain Forest en el valle de las Blue Mountains, pero como yo ya había visto bosques similares en Fraser y Tasmania, en lugar de eso hice una caminata por mi cuenta para bajar andando desde cerca del Echo Point hasta el valle.

De esta manera pude ver las Katoomba Falls:

Katoomba Falls

Katoomba Fallsç

Después un pequeño paseo por un pueblecito llena de comercios, Leura, y hacia Sydney para pasar sin bajar del autobús por la zona olímpica de Sydney.

Y de ahí a coger el barco que nos llevaría por el río Parramatta hasta la bahía de Sydney pasando por debajo del Harbour Bridge:

Por debajo del Harbour Bridge

Por debajo del Harbour Bridge

y por delante de la Opera House, donde estaban desmontando el escenario donde Oprah Wintfield había grabado un programa especial el día antes.

El ambiente alrededor de la Opera era casi de fin de semana, sin duda una de las aficiones más habituales es el “afterwork”:

Afterwork en el Opera Bar

Afterwork en el Opera Bar

Y cerca de allí había quedado de nuevo con IRDC para dar una vuelta, seguir charlando de la vida en Australia y cenar en un restaurante tailandés al otro lado del Harbour Bridge; Kirribilli:

Vista de la bahía y la Opera House desde el otro lado del Harbour Bridge

Vista de la bahía y la Opera House desde el otro lado del Harbour Bridge

Y casi nos dieron las doce, y la una y las dos.