Llegada a Sydney con cierto retraso por el vuelo desde Byron Bay y 15 minutitos de tren hasta Central Station. En el tren leí sobre los hoteles en la zona y al llegar rápidamente reservé en uno cerquita de la estación ya que en los días siguientes me iba a mover en tren en gran parte.

La primera tarde me acerqué de nuevo a Darling Harbour a ver el Aquarium, que todo el mundo me había dicho era impresionante. La verdad, me impresionó más el de Valencia. En este lo más destacado son los manatíes, que como destacable son los animales que han dado origen a los mitos sobre sirenas entre los marineros, se entiende que debido al exceso de ron y a la falta de sexo:

¿Manatí o sirena?

¿Manatí o sirena?

No pude hacer muchas fotos, porque la cámara se quedó sin batería. Al principio pensaba que se debía a haberla sumergido, menos mal que no fue eso.

Y de ahí a dar una vuelta por King Cross, que esperaba sería un barrio de ocio y resultó ser un barrio de vicio, con todos los locales de striptease y similares concentrados:

King Cross

King Cross

La cena en un restaurante hindú muy buena.

Y el día entero que me faltaba, amaneció medio nublado así que puse en la mochila la toalla de playa y el chubasquero, y me harían falta los dos, vaya que sí.

Cogí el autobús hacia Bondi Beach ( no hay ferry ) que es la playa surfera de Sydney por excelencia:

Bondi Beach

Bondi Beach

Al llegar había nubes así que aproveché para dar un paseo por las playas vecinas, más pequeñitas.

Tamarama Beach

Tamarama Beach

Y cuando parecía que estando en Bondi el cielo iba a abrirse no hago más que estirar la toalla y quitarme la camiseta que empieza a llover con fuerza así que antes de acabar empapado para todo el día a tomar un tentempie en los cafés cercanos.

Viendo que no mejoraba se me ocurrió coger otro bus hacia Watson Bay, y allí conocí a una chica francesa que estaba trabajando como camarera en la zona y cobrando más de 6.000 AUS$ al mes, a razón de 20$ la hora más propinas. Estaba en el país con una visa de work & holidays con la idea de estar un año, en una pausa de sus estudios. Realmente da a pensar…

Watson Bay es el extremo sur de la bahía de Sydney por lo que se ve la ciudad al fondo y el extremo norte justo delante:

Cabo Sur de la bahía de Sydney(Watson Bay)

Cabo Sur de la bahía de Sydney(Watson Bay)

Dando un paseo por allí volvió a empezar a llover, o más bien diluviar, y esta vez sí que me mojé enterito, porque no había donde cobijarse.

La vuelta a la ciudad la hice en ferry, también bajo la lluvia con la ventaja de que habiendo mojado ya enterito, salir a la cubierta a hacer unas fotos no fue ningún inconveniente:

Opera House desde el Ferry

Opera House desde el Ferry

Y la verdad que esta foto tenía ganas de hacerla porque es la que tengo colgada en el despacho de casa.

De ahí directo a Paddy’s Market, que es un mercadillo con todo tipo de artículos, desde frutas y especies, hasta souvenirs, vestidos chinos, juguetes y electrónica, a hacer unas pequeñas compras antes de pasar por el hotel a ducharme y cambiarme.

Paddy's Market

Paddy's Market

Por la noche, fui a cenar a la zona de Newtown:

Newtown

Newtown

Es una zona medio bohemia llena de tiendas alternativas, con muchas tiendas de artículos de segunda mano y restaurantes de todo tipo pero sobretodo tailandeses, los había a docenas. Yo opté por un africano, de nombre Kilimanjaro, recomendable, bueno y barato.

Y en un puesto callejero me compré un libro que me había recomendado un chico mexicano que conocí en Fraser Island sobre Australia: Down Under. Ya os contaré que tal.

Y la última mañana en Sydney, tiempo justo para enviar unas postales desde Australia, que espero lleguen y pasar por el Sydney Wildlife para ver un resumen de toda la fauna australiana. Repetitivo, sí, lo admito, pero es lo que más me ha gustado de este viaje.

Me ha servido para ver uno de los cocodrilos más grandes del mundo  y que me den una clase particular sobre el animalito aprovechando que no había nadie más en el observatorio (gracias May):

Rex, uno de los cocodrilos más grandes del mundo

Rex, uno de los cocodrilos más grandes del mundo

y una pelea entre canguros de lo más animada, os dejo el vídeo (edito aprovechando las nuevas capacidades de WP):

y una foto :

Pelea entre canguros

Pelea entre canguros

Y para no llegar muy pronto al aeropuerto, como si tuviera un presentimiento de que se iba a retrasar, a dar un paseo por la zona de Paddington, que está llena a rebosar de tiendas de ropa, la verdad que muy monas todas y de todos los estilos.

Tienda en ropa en Oxford Street (Paddington)

Tienda en ropa en Oxford Street (Paddington)