Para acabar la etapa por el sur de India la última parada ha sido en Mahabalippuram. De aquí me iría a coger el avión a Chennai rumbo a Delhi.

Es un pueblecito pequeño pero muy turístico, tanto por las playas como por ruinas arqueológicas que hay en la zona.

P1020987

La primera noche, tras llegar e instalarme en el hotel me fui a dar un paseo de reconocimiento.

P1020989

Vi los restaurantes que hay siguiendo la playa:

P1020991

y el típico barrio de pescadores.

Allí conocí a Jo y Miranda, dos inglesas que acababan de llegar a la India y que empezaban su viaje.

Por la mañana temprano, con la lección bien aprendida de Kanchipuram, sobre el calor en los templos hindúes, fui a visitar los restos arqueológicos de la zona.

Los 5 ratha:

P1030025

La bola de mantequilla de Shiva:

P1030059

que no es tan grande como parece:

P1030057

La Penitencia de Arjuna:

P1030073

Y el templo de la Orilla, ahora desde cerca:

P1030085

después un baño en la piscina del resort junto a mi hotel:

P1030103

y otro paseo por la playa ya habiendo refrescado:

P1030107

Pude comprobar la variabilidad de una misma receta en un mismo restaurante porque comí donde había cenado el día anterior y pedí lo que pidieron las chicas y no se parecía ni en color ni en sabor. O sea que de poco sirve aprenderse lo que te gusta y lo que no o lo que pica y lo que no. No es la primera vez que tenía esa impresión y otras personas también me lo habían comentado pero esta vez fue flagrante.

P1030097