Llegada a mediodía a Khajuraho, un pueblecito de cuatro casas mal contadas que tiene un tren al día, un autobús a cada una de las dos ciudades importantes cercanas más otros dos autobuses que pueden pasar o no pasar (aleatoriamente) y un aeropuerto donde operan tres compañías aéreas con un par de vuelos cada una. O sea, más vuelos que autobuses y trenes juntos. ¿Alguién lo entiende? Mi versión es que es un sitio turístico pero de poco interés local.

En el pueblo hay varios templos agrupados en dos zonas, la oeste, que está en el mismo pueblo y la este en el pueblo antiguo.

P1030820

La tarde que llegué visité el grupo oeste que es el más importante y el que estaba más cerca. El grupo de templos oeste fue construido por la dinastía Chandela.

P1030812

Esta dinastía se caracteriza por su espíritu guerrero pero para compensarlo cuando no estaban en guerra estaban ideando nuevas posturas del Kamasutra. Así que en los relieves del templo se combinan las estatuas con motivos guerreros y sexuales con la veneración a los dioses.

P1030877

P1030845

P1030850

P1030911

P1030882

P1030940

Algunos de los relieves son en palabras de su descubridor “un poco más explícitas de lo que sería necesario”. Niños, no sigáis leyendo.

P1030823

 

P1030849

P1030892

El pueblo es tan pequeño que el negocio es nulo para los conductores de rickshaws ya que se puede ir andando a todas partes. Por eso, no se les ha ocurrido otra cosa que cerrar las calles principales con una valla para que los rickshaws tengan que dar mucha vuelta y parezca mayor trayecto. Afortunadamente mi capacidad de orientación ha mejorado mucho y en el primer trayecto me di cuenta, así que decidí alquilar una bici para lo que quedaba de tarde y el día siguiente y experimentar lo que significa conducir en India. La bici no tenía marchas y los frenos frenaban de forma irregular así que había que acabar de frenar con los pies.

Con mi nuevo vehículo encontré un pequeño lago artificial donde se veían unas puestas de sol espectaculares.

P1030974

P1030981

Y sin mucho más que hacer ni ver, por la noche fui a un espectáculo de bailes folklóricos que resultaron ser una mezcla de baile, castellers, “ball de bastons” y artes marciales.

P1030986

P1030989

P1030992

P1030999

P1040015

Había más artistas que público, se nota la temporada baja.

Mi intención era quedarme un día más y ver el resto usando la bici y me puse el despertador para aprovechar bien la mañana. Cuando sonó el despertador lo que me encontré fue el diluvio universal así que ante la perspectiva de que las lluvias se alargaran y hubiera que pedalear por el barro decidí coger el autobús de las 8 (el que salía seguro) y dejar para otra visita el resto de los templos.