Como diría el Capitán Sparrow, recordaré este día como el día en que CASI duermo en la calle. Llegué tardísimo a Ajmer por retraso del tren, que al menos esta vez no tenía ratones. Lo bueno es que mi duda de seguir hasta Pushkar o quedarme en Ajmer quedaba automáticamente resuelta. A esa hora ir a cualquier sitio sería difícil.

En el trayecto de tren intenté llamar a varios hoteles pero en el que me contestaron no entendían inglés y en la mayoría o no contestaban o no había habitación. Así que cuando llego a la estación le pido al rickshaw que me lleve al que no hablaba inglés. Al llegar aquello es una ratonera sucia y cara así que dejo que el del rickshaw me lleve a otro que sólo resulta caro, pero carísimo. Pero como resulta que me lleva a una calle en la que los hoteles se sucedían uno al lado del otro y pensando que el precio se debía a la comisión del rickshaw me lo intento quitar de encima y me pongo a recorrer la calle. Siete hoteles, siete y no hay habitación en cuatro, uno es una pocilga y en los otros dos me piden una burrada. Para hacerlo más dramático el del rickshaw que me sigue. Lo mejor de todo viene cuando me dice que en uno de los hoteles donde no me daban habitación (ni cara ni barata) me la consigue y a buen precio. Ostras, esto si que merece romper una lanza por la honestidad de los conductores de rickshaw. Estoy que lo flipo, voy a ver la habitación y además resulta que es más que decente. Eso sí, en la recepción había ocho personas y eran las doce de la noche y todos hablaban español (o lo intentaban). Eso también rallaba un poquito porque estaban a cada cual más pesado pero con lo que había costado el tema había que aguantar. Momento dramático….si quiero la habitación y debido al atentado en Agra, no les basta con copia de mi pasaporte y visado, quieren 3 fotos carnet. Y donde narices quiere este tio que consiga yo las fotos….eso me olía a chamusquina … seguro que el primo me las hace por un precio módico….Pero como en la guía avisaba que podían hacer falta para algún trámite que ni recuerdo y las tenía pues me hago un poco el remolón diciendo que para que las quieren que soy un turista y que en ningún sitio me las han pedido en más de un mes por la India. Quería saber cuanto cobraba el primo por las fotos. El tipo se cuadra, sin fotos no hay habitación, pero tampoco menciona a su primo el fotógrafo así que ante la sorpresa de todos y la alegría de algunos, que estaban de mi parte porque no entendían que el recepcionista fuera tan estricto, saco las fotos y a registrarme. Y entonces viene el gran final. Aparca un coche blanco enorme en la puerta y se baja un señor altísimo con más cadenas que el negro del Equipo A y entra al hotel. Todo el que pasa por la puerta entra a besar su mano y saludarlo. Entre tanto el de recepción me pide que le firme dos hojas en blanco… Tararí que te vi, que no te las firmo. Primero las rellenas. Y entonces el tipo se pone a atender al mostruario de collares, que debía ser un imán o algo por el estilo y me deja esperando sin llave de la habitación y diciéndome que tardará media hora en dármela. Al final ante mi insistencia y tras amenazarme con cancelar mi registro acordamos que me da la llave si pago por adelantado y en media hora me suben las hojas para que las firme. ¡Dicho y hecho!

A la mañana siguiente el tipo estaba todavía en recepción, su humor no había mejorado y me pide el pasaporte para hacer copia. Se lo doy y manda a un niño a hacer la copia, el niño vuelve sin mi pasaporte y sin la copia y no hizo falta que le dijera nada, el tipo se fue a buscar el pasaporte él mismo y además no me puso ninguna pega para hacer checkout por la tarde ( que es práctica habitual en la India, todo hay que decir).

Pues venga, a hacer el turista que ya es hora y lo primero desayunar. Me pido una “plain omelette” y lo que me traen está salpicado de puntitos rojos por todas partes…. Pues si ésta es la “plain” la “chilly” no quiero ni olerla. Con un poco de chai y paratha pasó gaznate abajo.

Veo en la guía que en la misma calle hay una mezquita que es la más importante de la India y me voy para allá antes de ir a Pushkar. Me hacen dejar todo en la puerta (mochila completa y cámara) y cubrirme la cabeza con un pañuelo blanco pero la verdad es que valió la pena. Menuda fiesta tenían dentro. Me encantó la música que tocaban, espero que el CD que me regalaron en el hotel(otro recepcionista) al hacer el checkout tenga ese tipo de música. Era una mezcla de árabe y flamenco acompañado con tambores y una especie de piano que funcionaba con aire (como un acordeón). La mezquita también de colores muy vivos. Dhargan era el nombre.

Una de las pocas fotos que pude hacer desde fuera.

P1050049

La calle que iba a parar a la mezquita estaba abarrotada de gente a más no poder con banderas, ofrendas…

P1050043

P1050044

y en particular había muchísimos enfermos de polio mendigando, ahora entiendo porque fue de las pocas vacunas que me pusieron antes de venir.

Pushkar estaba apenas a una hora en autobús, al otro lado de la montaña por lo que había buenas vistas en el trayecto. El pueblo es muy pequeño pero todo él se considera sagrado para los hindúes por lo que no hay ningún restaurante no vegetariano en la ciudad. Son tan estrictos que me contaron que una pareja italiana se casó en el lago por el rito tradicional hindú pero que al final de la ceremonia se dieron un beso y recibieron una paliza por parte de los sacerdotes y vecinos del lugar además de una estancia de un mes en la cárcel.

P1050084

Sea cierto o no, todo el pueblo está construido alrededor de un lago con multitud de ghats donde la gente reza y se baña. El resto del pueblo son restaurantes, hoteles, tiendas de artesanía y souvenirs.

P1050062

P1050073

P1050105

Además, y fuera del perímetro del lago, está el templo de Brahma, que también merece una visita.

En el pueblo pinta un artista local que se hace llamara Kikasso y que sea por su nombre o por la calidad de su trabajo atesora y muestra con orgullo multitud de entrevistas y menciones en revistas de todo el mundo.

P1050112

Y la cena en la parada del autobús que para mi sorpresa fue una de las mejores cenas que he tenido en este viaje.

P1050117

 

Era un vegetable mix, porque el inglés del chef no daba para explicar más, pero absolutamente delicioso y con el punto justo de picante, o eso, o que me estoy acostumbrando a la comida de aquí.

P1050116

Y con eso al autobús con litera que hay que aclarar que no mide más de 1,80 de largo o sea que los que son más altos tienen que ir encogidos.

P1050120