Bikaner es una de las visitas que a los turistas de la India les suscita más interés, en particular porque a pocos kilómetros, en un pequeño pueblo llamado Deshnok está el templo de las ratas.

P1050128

P1050136

P1050163

Un templo en el que se venera a estos simpáticos animalitos y no me refiero a estatuas que los representen sino realmente a centenares de ratas vivas.

P1050138

P1050143

No todos los turistas se atreven a entrar. Durante el viaje he conocido a un par que mientras sus acompañantes de viaje visitaban el templo se quedaron fuera esperando. Realmente, no siendo unos animales que me sean en absoluto simpáticos la visita fue menos desagradable de lo que pensaba sería. Sobretodo porque pensaba que habría muchas más ratas hasta el punto que resultara difícil caminar sin pisar alguna.

P1050146

Los animales, bien alimentados y acostumbrados a los turistas, se mueven de un lado a otro muy tranquilamente y sin hacer ningún amago de acercarse a las personas más de lo necesario ni siquiera para olisquear o nada que se le parezca. Aún así al verlas peleándose o encaramadas a los sitios más inverosímiles resulta difícil no mostrar cierta cautela al pasar a su lado.

P1050160

Aparte de esto en Bikaner poco más se puede visitar, el Fort y su correspondiente palacio, que hay que visitar con guía obligatoriamente:

P1050168

P1050169

P1050179

P1050181

P1050188

P1050211

P1050224

algún templo hindú, sorprendentemente ricamente decorado:

P1050233

P1050235

P1050254

P1050246

y unas cuantas havelis ( o casas tradicionales antiguas):

P1050258

P1050266

P1050263