Un pequeño paseo en camello por el desierto es una de las actividades estrella de Jaisalmer y que realmente vale la pena. Así que a un precio mucho más razonable que el que me ofrecía el impostor a mi llegada a Jaisalmer me apunté.

Éste es Mr. Maggoo, el camello viejecito que me pasearía durante el primer día de viaje. La verdad muy tranquilo y obediente pero como muchos camellos tenía la manía de sacudirse las moscas dando patadas al aire a lo cual tarda uno en acostumbrarse un poco. Otra manera de quitarse las moscas era restregarse contra los arbustos altos que iba encontrando a los lados del camino, lo cual hizo que me llevara yo también algún arañazo. Los camellos tienen la piel durísima y para ellos no era más que una caricia que les liberaba de las moscas que se les pegaban.

P1050522

Y ésta era nuestra caravana: 4 guías, 1 turista indio, 2 suizos, 1 inglés y una chica iraní completaban el grupo.

P1050529

Y aquí estoy yo equipado para la aventura: camisa blanca de algodón y lino 200 INR, sombrero a lo Hindiana Jones 100 INR, la experiencia no tiene precio….

P1050530

En el camino visitamos algunas aldeas semiabandonadas en las que vivían algunas familias que se dedicaban a la agricultura.

P1050535

Curiosa la manera de tener a los bebés. No pude averiguar porque lo tenían envuelto de esta manera:

P1050539

En el camino paramos para preparar la comida:

P1050541

bajo una de las pocas sombras que había:

P1050542

Éste es el aspecto del desierto en los alrededores de Jaisalmer:

P1050549

P1050554

Y aquí un oasis de dunas de arena donde paramos para pasar la noche:

P1050556

ver la puesta de sol, entre molinos de viento que iban a lo largo de todo el horizonte y que se utilizan para proveer de energía a las fuerzas militares que vigilan la cercana frontera con Pakistán:

P1050570

la salida del Sol:

P1050578

después de pasar la noche bajo un manto de estrellas como no había visto nunca. Incluso se podía ver la Vía Láctea. Una pena que la cámara de fotos no fuera capaz de capturar la imagen. Y desde luego me quedo con las conversaciones contemplando las estrellas. Inolvidables.

Sorprendente levantarse a la mañana siguiente mojado por el rocío de la mañana.

Y después del desayuno un ratito más de paseo para volver a Jaisalmer:

P1050587

A pesar de que el programa que explicó el dueño de la empresa del safari no se cumpliera la experiencia fue de lo más interesante.

Y como prueba del GPS de la cámara aquí os dejo el link al grupo de photos creado en Panoramio. Si tenéis problemas para acceder decídmelo.