Poco hay que contar de Pisa. Pisa es turismo en estado puro. Miles de personas pasan por allí cada dia para en turnos de 25, y a razón de 15€ por persona, subir a la torre inclinada y ya abajo hacerse fotos de lo más original ( o ya no tanto ) intentando enderezar (o tumbar) la torre ayudados por la perspectiva.

El Campo dei Miracoli es la zona donde se concentra la Catedral de la cual la Torre de Pîsa es el campanario y que tiene un baptisterio frente a su entrada y un cementerio de la misma época que tras ser destruido durante la II Guerra Mundial ahora está siendo restaurado y ha acogido a fallecidos recientemente (personalidades del mundo religioso).

A pesar de lo turístico y masificado, no deja de ser una visita interesante, el batisterio tiene motivos muy bonitos al igual que la catedral.