… podía haber sido cualquier lugar del mundo. Es triste pensar que necesitemos recordarnos, en ocasiones, nuestros sueños cuando no quienes somos nosotros mismos.