Tras pasar la noche en Alajuela, ciudad más próxima al aeropuerto internacional, a la mañana siguiente volvemos al aeropuerto para tomar un vuelo interno a Puerto Jiménez. Las vistas desde el avión son espectaculares.

P1100100

El pueblo son apenas dos calles y no se tardan más de 15 minutos en ir de un extremo al otro. Aún así no faltan los taxistas (y particulares) que se ofrecen a llevarte a cualquier sitio del pueblo por 4 ó 5 dólares.

A pesar de lo pequeño del lugar, las actividades disponibles son interminables. Decidimos ir a ver una plantación de cacao, la Finca Kobo:

P1100138

Además de ver como es el árbol del cacao y sus variedades, pudimos conocer multitud de frutas tropicales, árboles y plantas.

Bañito nocturno en la playa del pueblo y cenita en un restaurante a orillas del mar completan el día.

P1100159

El siguiente día en la zona lo dedicamos a visitar el Parque Natural de Corcovado. Una excusión que empieza temprano comprando provisiones en la panadería del pueblo y que sigue con un trayecto en todo-terreno de más de dos horas, con paradas para divisar la fauna y flora del lugar, hasta llegar al final de la carretera donde empieza el camino que durante más de 1 hora nos lleva a la entrada del PN.

P1100186

Del PN sólo se visita una pequeña parte que transcurre por un sendero que es paralelo a la playa.

P1100208

Vimos montones de animales, koatíes, serpientes, arañas, ranas, tucanes, águilas, monos, mariposas incluso un Puma y un perezoso!!!

P1100238

Y como gran final, nuestro peculiar guía nos llevó a ver un cocodrilo que vive en una laguna cercana a la playa donde nos habíamos bañado la noche anterior… Y cuando digo cercana, digo que en un sendero giras a la derecha en lugar de a la izquierda y te encuentras en la laguna en lugar de en la playa.

P1100260