Un viaje a Costa Rica no puede considerarse completo si no se ha visitado Monteverde. Y esto es así por varios motivos.

Primero, por la vegetación de la zona que incluye bosques tropicales lluviosos (Rain Cloud Forest), donde uno tiene realmente la sensación de estar en la jungla por mucho que los recorra por senderos perfectamente señalizados.

P1110402

P1110490

P1110409

P1110428

P1110459

O donde ver aves emblemáticas del país, como el quetzal:

P1110368

P1110372

o el colibrí:

P1110507

Y eso tanto de día como de noche. Aunque de noche se pueden ver más animales, incluso un lagarto que es capaz de vivir en las frías temperaturas de estos bosques:

P1110355

o un perezoso, que se desvela en plena noche para moverse, seguramente debido a la visita de los turistas:

P1110360

O pequeñas serpientes venenosas que esperan inmóviles su presa:

P1110351

Y el segundo motivo son las tirolinas. Las hay por toda Costa Rica y todas ellas tienen un aliciente adicional que es el de transcurrir entre parajes de gran belleza. En el siguiente enlace se puede ver una lista de las más espectaculares por diferentes motivos:

www.anywherecostarica.com/tours/canopy-tour

Pero en Monteverde, hasta donde yo he visto una de las zonas más montañosas y frondosas, las tirolinas van a lo largo de más de 700m en algunos casos, de una montaña a otra, volando sobre el valle que las separa.

P1110309

P1110320